Historia

DSC_6453Siendo hijo de médico pediatra pero educado por mi hermano el Dr. Luis Bonilla desde los 10 años de edad y cuya especialidad era oftalmología y otorrinolaringología, predominó en mi la herencia genética de ser médico. El fue el fundador de la clínica Dr. Bonilla en el año 1957, desde entonces siendo tan niño alternaba mis estudios primarios y secundarios, con el diario vivir de una clínica de especialidades.

Con esa experiencia vivida desde mi infancia, ya una vez en la universidad pude conocer lo interesante de otras especialidades, sin embargo se grabo en mi la vocación de estudiar oftalmología. Durante ese diario vivir tan ligado a esta especialidad, escuchaba y leía que el centro mas avanzado y famoso del mundo en esa época en conocimientos y tecnología era el Instituto Barrraquer de Barcelona- España.

Convertí esa información en un sueño, luego en una meta y pude realizar mi especialidad de oftalmología en ese famoso centro. Siendo una costumbre de los países subdesarrollados tal vez por el poco número de médicos, por las pocas residencias de especialidad a nivel internacional, por la pocas oportunidades de salir al extranjero a especializarte, aproveche e hice también en la Universidad de Barcelona la especialidad de otorrinolaringología.

A mi regreso me instalo en la clínica Dr. Bonilla en Santiago, por el agradecimiento a la memoria de mi hermano ya fallecido y por ser un patrimonio familiar. Preparo tres cubículos con una decoración elegante pero algo presumida a lo común de ese entonces, con los equipos para diagnostico, exploración, y quirúrgicos mas avanzado de esa época. Lo cual era natural pues si estudias en un centro muy avanzado, deseas trasladarlo aunque sea en pequeño a tu tierra.

Siendo hijo de una madre de mucha fe en dios y que gracias a el y tu esfuerzo todo se puede lograr, inauguré en enero de 1972 con la bendición del padre Pin, acompañado por mi madre, mi esposa y un gran número de médicos y amigos el consultorio de Ojos, Oídos, Nariz y Garganta Dr. Asilis.

21

Desde mis inicios siempre mantuve la costumbre de asistir a congresos nacionales e internacionales anual, en donde ampliaba mis conocimientos sobre todo en oftalmología, adquiriendo además y renovando los equipos que me permitieran hacer cada vez una mejor medicina.

Al paso del tiempo en 1988 inauguro una área mas amplia contando ya con un optómetra, otro oftalmólogo, mas equipos y quirófano propio, llamándole en ese entonces Centro de Oftalmología Dr. Asilis.

En los años subsecuente se inicia el desarrollo masivo de la tecnología con el apoyo de las computadoras, lo cual exigía recursos cuantiosos y aprendizaje continuo. Siendo un enamorado de mi profesión acepto el reto y desde entonces me he mantenido en la renovación continua de equipos de alta tecnología y en el estudio y aprendizaje constante de las técnicas quirúrgicas.

Siendo sincero y aparte de esa pasión expuesta por mi profesión, lo que renova ese entusiasmo a mi edad, es la decisión de mi hijo estudiar oftalmología, es como cuando tu estas algo débil y te inyectan una pinta de sangre de tu propio hijo, te sientes nuevamente joven.

Hace un año retorna de ciudad México donde realiza cuatro años de oftalmología y 2 años de retina en el instituto Conde de Valenciana. Con su llegada llena de conocimientos, juventud, energía y mi experiencia, logramos hacer un equipo maravilloso. De esta manera le damos forma integral al Centro de Oftalmología y Otorrinolaringología Dr. Asilis.

Debo reconocer y agradecer a mi esposa Adaisa quien los primeros años fue mi secretaria y ayudante de cirugía , quien siempre se ha mantenido pendiente de mi trabajo, a la memoria de mi madre Ana Rosa y mi hermano Luis. Y sobre todo a dios quien es que te da la fortaleza para lograr tus metas y la humildad para mantener tus éxitos.