Presbicia

Si bien la presbicia es una parte natural e inevitable del envejecimiento, se dispone de diversas opciones para corregir la visión borrosa y el dolor ocular que son síntomas de la patología. Tanto sus antecedentes médicos como su graduación y estilo de vida determinarán el tratamiento de la presbicia que mejor se adapte a sus necesidades.

Anteojos y lentes de contacto

Los anteojos y las lentes de contacto son el tipo de tratamiento de la presbicia que genera más dependencia. Si ya utiliza anteojos para el astigmatismo, la miopía u otros errores refractivos, es posible que necesite otro par para leer y realizar otras actividades de cerca. Los bifocales, que combinan dos graduaciones en un par de anteojos, son una excelente opción. Si no padece ningún otro problema de la visión, sólo necesitará un juego de anteojos de lectura para corregir su presbicia.

Las lentes de contacto también representan un método confiable de tratamiento de la presbicia. Se dispone de dos opciones para las lentes de contacto. Se puede optar por lentes de contacto bifocales, que actúan de forma similar a los anteojos bifocales corrigiendo la visión a distancia en la parte superior de las lentes y la visión de cerca en la parte inferior, o bien puede utilizar lentes de contacto para lograr la monovisión. La monovisión simplemente consiste en dividir las graduaciones independientes entre sus dos lentes. Una lente de contacto corregirá su visión a distancia mientras que la otra corregirá la visión de cerca.

Lentes intraoculares

Para evitarse las molestias diarias que generan las lentes de contacto o los anteojos, muchas personas con presbicia optan por las lentes implantables como su forma preferida de tratamiento. Una lente intraocular (IOL) sustituye el cristalino natural y representa una buena opción para las personas que buscan una solución más permanente a la presbicia . Una lente implantable, que actúa de forma similar a una lente de contacto, se coloca entre la cornea y el iris (la parte colorida del ojo), o bien directamente detrás del iris.

La mayoría de las lentes implantables sirven sólo para corregir la visión corta pero, en la actualidad, en Estados Unidos se dispone de tres tipos de lentes para tratar la presbicia. Se trata de las lentes intraoculares ReSTOR®, ReZoom™ y crystalens®. Estas lentes son una excelente alternativa para los pacientes que no pueden someterse al procedimiento LASIK como tratamiento de la presbicia.

Monovisión con lasik

Si bien en el pasado la monovisión sólo era posible mediante el uso de lentes de contacto, los desarrollos recientes en cirugía LASIK han permitido la monovisión permanente. A través del procedimiento LASIK, que implica el uso de un láser excimer para volver a darle forma a la córnea de modo que pueda focalizar las imágenes correctamente, su cirujano puede corregir la visión a distancia en un ojo y la visión de cerca en el otro.

Queratoplastia conductiva

La queratoplastia conductiva (CK) es un tipo relativamente nuevo de cirugía refractiva que utiliza energía de radiofrecuencia (RF) en lugar de un láser o un escalpelo para darle forma a la córnea y focalizar la visión de cerca . El leve calor producido por las ondas de RF estrecha pequeñas áreas del tejido corneal; eso hace que la córnea se eleve y modifica el modo en el que el ojo focaliza la luz. La CK funciona mejor como tratamiento de la presbicia en los pacientes de más de 40 años que no padecen otros problemas de la visión.